• Correo y Traducción

    GMail


    EnglishFrançais
    DeutschRussian

  • RSS y Agregadores

    Subscribe to Efecto Mariposa
    Subscribe to Efecto Mariposa comments
    Subscribe with Bloglines
    Add to netvibes
    Google Reader or Homepage
    Add to Goolge Toolbar

    Add to My Yahoo!
    Subscribe in NewsGator Online

    Add to My AOL
    Subscribe in FeedLounge
    Subscribe with Pluck RSS reader
    Add this site to your Protopage
    R|Mail
    Add to your phone

  • Posts más Vistos

  • Redes Sociales

    View Iñigo Sodupe's profile on LinkedIn

    XING

  • Archivados

  • Licencia de uso

    Creative Commons

  • Estadísticas

  • Blog Stats

    • 188,190 visitas
  • Rankings

La publicación en tu blog sin control, no sirve de nada

Últimamente ha descendido mi actividad bloggeadora, lo que de seguro alguno de mis lectores agradecerá ;).

En parte, ello se debe al notable incremento de mis actividades y a mi nueva situación desplazado en oficinas del cliente.

Después del ajetreo, con portatil de acá para allá, uno llega a casa más tarde, más cansado, y está claro que la hipoteca no la paga este blog, así que…

Fuera de bromas, otra razón es la que viene a indicarse en el título de este post, que parafrasea a ese conocido anuncio de neumáticos de “la potencia sin control no sirve de nada“.

Viene a exponer la tesis de que, cada vez más, la frecuencia en el posteo en un blog no determina ni su éxito, ni su fracaso, ni el tráfico que recibes, ni la fidelidad de tus lectores.

Así lo apuntan en “Malas Palabras“, donde comentan las tesis de Eric Kintz, vicepresidente de marketing global de Hewlett-Packard, y uno de los que creen que la frecuencia diaria no debería transformarse en dogma, como ha hecho la gran mayoría de la comunidad blogger.

En “Malas Palabras” reproducen los 10 principios por los que ya no importa la frecuencia de publicación de un blog, según Eric Kintz:

1- El tráfico se genera por participar en la comunidad, no por publicar diariamente: nace un blog nuevo cada segundo, así que el tráfico que llega a tu blog viene generalmente a través de enlaces en los blogs más populares.

2- El tráfico es irrelevante para el éxito de su blog: el éxito puede medirse en llegar a la audiencia que deseas, y postear frecuentemente no tiene por qué estar alineado con ese objetivo.

3- Los lectores fieles no siempre visitan el blog: los lectores se suscriben a sus blogs favoritos a través de feeds RSS y es por esta vía por la que se enteran del nuevo contenido.

4- Publicar frecuentemente puede impactar negativamente en la lealtad de los lectores: los lectores se ven saturados por los blogs que publican demasiado y que, en consecuencia, les exigen demasiado tiempo.

5- La publicación frecuente hace que algunas personas se mantengan fuera de la blogosfera: debido al poco tiempo que tendrían para dedicarle a una actividad tan demandante.

6- La publicación frecuente genera un contenido de pobre calidad: es difícil escribir brillantemente y de temas significativos todos los días.

7- Publicar frecuentemente hiere la credibilidad de la blogósfera: los posts son reproducidos una y otra vez, sin verificar fuentes y creando fácilmente “bolas de nieve”.

8- La publicación frecuente terminará delegando los blogs corporativos en las agencias de relaciones publicas: ya que las compañías se verán abrumadas por las exigencias de contenido, diluyendo así el verdadero valor de la blogosfera.

9- La exigencia de publicar frecuentemente contribuye al basurero de blogs: solamente el 55% de los blogs sigue publicando después del tercer mes de existencia.

10- Amo demasiado a mi familia: Se merece más tiempo que tu blog.

Se puede estar más o menos de acuerdo con estos principios, pero leidos en conciencia uno descubre que contienen gran parte de verdad, o al menos yo así lo creo.

Os invito a aquellos que teneis un blog a que hagais ese análisis y me comenteis si estais o no de acuerdo.

Quien mucho abarca, poco aprieta

(Refrán popular)

Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho.

(Hesíodo)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.